FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE

Francisco es un arquitecto y fotógrafo especializado en regeneración urbana. Actualmente divide su tiempo trabajando en el diseño y gestión de proyectos de regeneración urbana, y en proyectos de investigación fotográfica sobre arquitectura, transformación de barrios e identidad de ciudades. Su trabajo en regeneración urbana desde la arquitectura y fotografía se complementan y enriquecen mutuamente, permitiéndole profundizar y explorar desde diferentes ángulos la complejidad de distintas transformaciones urbanas.

A través de su trabajo en fotografía, Francisco pretende plantear preguntas sobre la percepción temporal, emocional y formal de la ciudad, cuestionando de manera crítica los procesos de regeneración urbana. Su trabajo desafía la noción de permanencia en la ciudad, estudiando las narrativas políticas, sociales y económicas que dan forma a transformaciones físicas urbanas.

Mediante investigaciones prolongadas, que pueden durar meses o incluso años, Francisco visita en repetidas ocasiones las áreas fotografiadas, documentando sus procesos de transformación y cómo estos han sido percibidos por antiguos residentes y profesionales involucrados en su desarrollo. Su trabajo de investigación crítica trasciende la documentación fotográfica, involucrando investigación de archivo y de fuentes actuales primarias y secundarias.

NO- ESTRUCTURA

La ciudad es un sistema activo que superpone múltiples acciones y micro realidades espacio-temporales. No-estructuras explora la relación entre las narrativas intangibles que impulsan la transformación urbana y su traducción a forma física. Interpelando los procesos de cambio y asociaciones formales que surgen entre arquitectura, ciudad y memoria, el entorno construido se representa como un frágil espectáculo de continuo conflicto y negociación.

La exposición presenta una serie de construcciones efímeras documentadas en Londres desde el año 2015. Ya sea durante procesos de construcción, demolición o remodelación, estas estructuras urbanas pierden temporalmente —o no encuentran aún— su función física y simbólica. Son objetos transitorios, temporalmente inútiles y normalizados en su entorno.

Como estructuras anónimas, simbolizan las tensiones temporales de la ciudad sin mostrar ninguna acción o movimiento de manera explícita, develando una fuerza transformativa de carácter silencioso y distópico. Su morfología proviene de la combinación de la planificación funcional y el encuentro circunstancial de procesos de construcción, emergiendo de algún lugar entre la arquitectura y la no-arquitectura, construcción y ruina, planificación y azar, proceso y producto. Su condición se define por una combinación de negaciones y exclusiones, de donde deriva su nombre; no-estructuras.

Retratando estas no-estructuras —desde casos icónicos de la arquitectura brutalista como Robin Hood Gardens, a edificios anónimos que dan cuenta de la densificación de Londres—surgen tipologías formales alternativas que crean un nuevo imaginario cotidiano; una no-ciudad paralela que cuestiona múltiples fenómenos y debates económicos, sociales y constructivos tensados en las permanentes mutaciones de la arquitectura y la historia de la ciudad.

FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE
FRANCISCO IBÁÑEZ HANTKE