HAROLD ILLANES

Ciudad Incógnita

09 de agosto – 15 de septiembre de 2018

Es una interpretación de la ciudad de Santiago desde lo que no vemos, el paisaje que ocultan en la cotidianidad las alturas. En esta muestra, Harold Illanes reúne alrededor de 20 fotografías que sitúan al espectador en un recorrido atiborrado en colores y texturas que desafían su identificación, justamente porque no pertenecen a los lugares que solemos habitar bajo la luz del día. Mientras la noche alzada desdibuja el escenario cotidiano, el sensor del dispositivo fotográfico se dispone ante ese tiempo en pausa del flujo urbano, para reinventar el paisaje desde aquella otra fachada que se asume en abandono.

Ciudad Incógnita nos invita a reflexionar en torno al paisaje urbano nocturno y su construcción desde lugares que son cada vez menos excepcionales, pero que apenas comenzamos a explorar desde la contemplación.

Ciudad incógnita nos interpela a partir de la fragmentación fotográfica hacia la construcción de un nuevo imaginario, de una nueva ciudad. La unión de estos fragmentos es indispensable; la ciudad otra nace desde la fractura de una ya existente, nacimiento además, que no podría darse en otro contexto. De este modo la ciudad nos reclama -por su naturaleza inquieta- de un viaje constante sobre ella, y lo hace quizá porque el paso del tiempo también la transforma. Así que cuando decimos que la ciudad es inquieta, decimos que es múltiple en significados, pues de esta emanan diversas formas, edificaciones y cotidianos. El espacio céntrico, sin embargo, adquiere un vivir común para todos, y puede que uno de ellos sea la velocidad, como también su movimiento imperativo. Por ello Ciudad incógnita se erige con la urgencia de cuestionarnos como sujetos en una ciudad que no nos permite la pausa. El flâneur terrenal entre la multitud, ese paseante que arroja su mirada a otro sin ser reconocido y que al mismo tiempo puede ser observado por otro flâneur, ha cambiado. Estamos frente a una nueva mirada; la mirada otra que se eleva. Hemos descubierto una nueva categoría, un flâneur que se expande.

Este nuevo paseante adquiere y hace uso del objeto, la cámara es extensión de su cuerpo. Y así esta serie fotográfica nos abre nuevas significaciones, nuevas posibilidades. Harold Illanes busca y encuentra un nuevo método, un circuito del andar que trae consigo una huella ideológica: la de habitar el lugar poco accesible a modo de resistencia de la rapidez urbana, a modo de re-habitarse a partir de lo que no fue creado para que se lo viera. Este ojo que se sabe híbrido en tanto humano y máquina, conforma los valores por el espacio menor, por el abandono, es ahí donde radican sus pasos, en el hacer visible. Ciudad Incógnita, me atrevo a decir, hace hablar al espacio subalterno, y así mismo, es una obra que sugiere, que se alza sobre el discurso dominante.

Katherine Saint-Jean Esta muestra estará exhibida hasta el 15 de septiembre de 2018.