Josefina Astorga

Josefina Astorga (1984), Nace y vive en Santiago de Chile, estudió fotografía profesional en el Instituto Profesional Arcos, realiza su práctica profesional con Jorge Brantmayer, y luego realiza un Magister en Gestión Cultural Aplicada en la UDD en conjunto a Matucana 100, también participó del taller de desarrollo de obra en torno a la imagen fotográfica, dictado por la curadora y académica Nathalie Goffard.

La artista menciona: “Como fotógrafa busco retratar una imagen anhelada, la que se busca cuando se observa un recuerdo, imágenes que se encuentran dentro de una atmósfera fusionada, esas imágenes tanto elásticas como ficticias que sólo permanecen en nuestra memoria, la fotografía imaginaria que se deslava paulatinamente con el paso del tiempo. Busco e invento imágenes donde la información no relata fielmente la realidad sino más bien un recuerdo novelesco de lo que fuimos. Creo en la belleza de olvidar, la belleza de no retratar obsesivamente la realidad si no de retratar el recuerdo: busco en la toma fotográfica el retrato del olvido. Esto es perseguido por tomas en las cuales priman las atmósferas por sobre los objetos en una construcción emotiva y distorsionada del recuerdo. Imágenes que mantienen una lejanía irreconciliable con la lógica de la fotografía. Trabajo desde el archivo, la fotografía, lo colectivo, desde las acciones, la memoria, la lentitud, el caminar y el cansancio.

Me identifico con la fotografía de paisaje, la naturaleza es hoy mi principal motor para levantar la cámara y obturar. Al mismo tiempo el interactuar con materiales naturales para manifestarme, salir al exterior, buscar la experiencia, para comprender desde la acción, observar y vivir el paisaje como espacio publico, buscando la relación entre el hombre, la tierra y el medio ambiente desde un espectro espiritual para una comprensión identitaria.

Convoco al imaginario naturalista del espectador con el fin de conectar y buscar la colaboración y el aprendizaje mutuo por medio de los códigos que la naturaleza genera, buscando producir lo que se denomina “imágenes conectivas”, mediante esto busco generar una complicidad y reflexión originaria en la cual nos une la necesidad de tener espacio natural. Se trata entonces de una búsqueda de el origen; es ahí donde brota la ética del cuidado y respeto, ese cuidado conlleva la responsabilidad de dialogar, la necesidad de conectar la naturaleza, el arte y la sociedad en el corazón humano”.

Austral
Austral
Cronicas Austral
Austral