MARCOS ZEGERS

Marcos Zegers comienza estudiando Diseño el año 2006 y luego la carrera de Arquitectura (2007 a 2012) en la Universidad Diego Portales, Santiago Chile.

A los 17 años comienza trabajando como fotógrafo independiente para diferentes medios gráficos. Paralelamente se ha desarrollado como arquitecto en ámbitos de museografía y patrimonio.

“Desde los inicios existió el afán de transmitir vivencias en el territorio, momentos únicos en las montañas, en los campos y en el mar. Así, las fotografías adquirían el respaldo de historias inéditas y desconocidas que estaban siendo reveladas. Al pasar el tiempo, las historias se entremezclan y sólo se empiezan a distinguir atmósferas y situaciones, imágenes que buscan evocar a las vivencias en ciertos lugares o simplemente sensaciones. Es así como comienzan una serie de viajes entre situaciones reales y ficticias. Un ir y venir entre el documento real y un mundo imaginario.”

Hoy día el trabajo de Zegers busca consolidar una estética en relación al territorio y cómo se habita a los pies de Los Andes.

Cercos I
La Cruz
La Virgen
Bus en el desierto
Plomo I
La Sierra
Desierto I

TRABAJOS Y COLABORACIONES

2005-2015
Trabajo como fotógrafo independiente.
– Colaboración con diferentes revistas, páginas web, catalogo artistas y publicidad para marcas. Hunter Douglas, Made in Mimbre, Galeria Animal, Revista la Cav, entre otras.
2012-2013
– Fotografía documental, Museo Rural Pioneros del Baker, Aysén, Chile.
EXHIBICIONES
2008
– Participa Colectivo KM0
2010
– Casa de Las Piedras, Santiago, Chile.
2010
– “Sobre las Rutas de Chile”, Centro Civico Las Condes Gallery, Santiago, Chile.
2012-2014
– Artista permanente para Galería Animal, Santiago, Chile
2014
Exhibición “Paris Photo (OFF)” Galerie -1 La Vespasienne, París, Francia
2015
Exposición “Paisajes” EKHO Gallery junto a Sebastían Mejía – Santiago, Chile

ASENTAMIENTOS TERRITORIALES

Retratar los asentamientos territoriales es una búsqueda por consolidar una imagen propia de Chile. Por un lado una imagen que ya no esta ligada a una despampanante belleza natural ni tampoco a una responsabilidad evidente por un tema controversial. Es más bien la intención de consolidar una estética, una sutil búsqueda de relaciones. Un retrato histórico hecho en el presente que busca evocar a la imaginación que surge al pensar, por ejemplo, en una huída por el desierto de Sonora o en la enorme espera de algún pueblo en Europa del Este durante el invierno.
El mundo de la imágenes nos ha hecho viajar y coincidir en conversaciones sobre lugares en los que nunca hemos estado, los conocemos tan bien que sabemos como se vive y hasta imaginamos su olor. La elaboración de estas imágenes alberga miles de historias, miles que yo no sé, lugares que no son perfectos ni tan singulares, una imagen más propia del camino que de cualquier otro lugar.
Pero luego de la estética, comienza una búsqueda intensa por establecer relaciones en el habitar del territorio. Cómo el macizo cordillerano condiciona diferentes formas de vida según los climas que alberga y como estos modelos guardan conexiones ancestrales mantenidos en cada piedra, en cada cerco y en cada hombres.